CONSUMO DEL CAFÉ EN MÉXICO

CONSUMO DEL CAFÉ EN MÉXICO

Algunos prefieren cafés solubles y otros café en grano. Y tu Con que café té identificas más.

Existe un análisis muy completo realizado por la empresa Euromonitor Internacional para AMECAFE (Asociación mexicana del café)

Si quieres verlo completo te dejamos este Link

https://amecafe.org.mx/wp-content/uploads/2017/08/Euromonitor_Informe_Análisis-de-consumo-2016-AMECAFE-Final.pdf

Pero si no quieres leer ese documento de 113 páginas, te damos un resumen en este Blog.

Al momento de que se realizó esta investigación (2016) se identifico que en México se consumen 87,300 toneladas de café al año, es decir 1.44 kilos de café percapita. En pesos Hablamos de 34.85 miles de millones de pesos.

El 54.2 del café que se consume en México es café soluble, mientras que el 40.5 es café molido y tan solo el 5.3 del consumo en México es café en grano.

Existen muchos factores que se determinaron que influyen en el consumo del café.
Existen macro factores como el desarrollo de la economía donde aumentó la clase media en estas épocas, otro, es que internet ofrece información sobre tendencias y beneficios de consumir café. También hay efectos en los consumidores como que el mercado de consumo ha crecido año tras año en México y cada vez más mexicanos se atraen por productos aspiraciones. El café preparado ofrece facilidad, precios accesibles y una experiencia diferente al café soluble.
Muchos consumidores escogen las marcas de café por su imagen social. Ir a las cafeterías de cadena es un pequeño lujo cada vez más valorado.

El sector minorista de venta de café (Retail) representa el 65.7 del consumo (57,336 Toneladas de café)
El servicio alimenticio es el 21.7 de la venta en México (18,982 Toneladas)
Y el consumo institucional dentro de oficinas cuenta con el 12.6 del consumo total (10,981 Toneladas)

Los consumidores mexicanos están acostumbrados a tomar café con el desayuno y algunos por la tarde para una inyección adicional de cafeína, principalmente tomando café soluble por la conveniencia que ofrece.
El café molido está capturando participación gradualmente –dentro y fuera del hogar–, sin embargo, el café soluble continúa ofreciendo un precio bajo por taza, algo importante para la mayoría de consumidores mexicanos, quienes se encuentran en las clases bajas y medio-bajas.
El precio como motivador de compra ha sido particularmente importante recientemente debido a los problemas económicos del país y al IEPS del 2014, que afectó mucho los presupuestos familiares.

El café molido está creciendo más rápidamente que el soluble aún en el hogar, impulsado por los consumidores, quienes aprecian cada vez más la calidad de bebidas hechas con café tostado en vez de soluble así como el aspecto natural del café tostado.
Este proceso de aprendizaje se está llevando a cabo, en gran parte, debido a las cafeterías de cadena que se han expandido rápidamente en el país, introduciendo café de mayor calidad a los consumidores.
A nivel de mercado total, el café molido está capturando participación porque el consumo en servicio alimenticio (donde domina el café molido) está creciendo más que el consumo dentro del hogar.
Tendencia hacia la sofisticación del consumo de café, aunque en años recientes el crecimiento del café molido ha sido impactado por la economía débil, ya que los consumidores de ingresos bajos y medio- bajos se han estado enfocando aun más en el precio.
Conforme se recupere la economía en los próximos cinco años, se espera que el café molido tenga el crecimiento más alto de las tres categorías de café.

Polarización de consumidores
Los consumidores con ingresos más bajos continúan optando por café de bajo precio, pero se atraen a productos aspiracionales, mientras que aquellos con ingresos medio- altos se decantan cada vez más por café de mayor calidad pese a un mayor costo.

Sofisticación
Los consumidores ponen cada vez más atención a la calidad, preparación y características del café.

Consumidores con ingresos más bajos
El café soluble es el más común para el consumo dentro del hogar por su precio bajo, la facilidad de preparación y la tradición de consumo.
Los consumidores que compran cafés tostados escogen los molidos y los que tienen precios bajos, incluyendo cafés «torrefactos» (café tostado de baja calidad ya mezclado con azúcar y a veces canela).
Toman café fuera del hogar si salen a restaurantes, en la calle o en tiendas de conveniencia, que cada vez ofrecen más café preparado a precios asequibles.

Consumidores con ingresos más altos
El café soluble es el más común para el hogar aun en clases medias y altas, pero el molido es cada vez más popular por su imagen de calidad y frescura.
Aunque sigue siendo nicho para el hogar, el café en grano está creciendo: estos consumidores están cada vez más dispuestos a invertir en molinos o en máquinas con molinos, aunque las cápsulas han atraído mucha atención por su facilidad.
Estos consumidores compran café en cafeterías cada vez más, aun cuando el precio puede ser el doble.

Oportunidades para lujos económicos: café premium a precios asequibles
Los consumidores de todas las clases tienen un interés cada vez mayor por el café. Para el hogar, los tostadores pueden ofrecer productos gourmet a precios bajos, mientras que las cafeterías especializadas más asequibles atraerían a los consumidores de ingresos medios que buscan un lujo económico.