HISTORIA DEL CAFÉ EN VERACRUZ MÉXICO

HISTORIA DEL CAFÉ EN VERACRUZ MÉXICO

Otro de los grandes productores de café en México, es el estado de Veracruz.

La producción agrícola del estado de Veracruz, está influenciada por diversos factores como la altura, la variedad de suelos, los climas y la topografía, entre otros. Así cómo la región es buena en la cosecha de aguacate, el café es otro de sus productos más respetados.

La historia del café en Veracruz inicia a partir del siglo XVIII. El café se introdujo en la población gracias a los españoles y los franceses, que llegaron a la región con café arábigo. Así se inició una era que cambiaría la historia agrícola de la región. Hoy en día, en Veracruz existen diez regiones que se destacan por su nivel de producción.

Estas regiones son Huayacocotla, Atzalan, Misantla, Coatepec, Huatusco, Córdoba, Zongolica, Tezonapa, Lus Tuxla y Papantla. En total se calcula que la región de Veracruz cuenta 139 mil hectáreas de cultivo, donde toman protagonismo variedades como la típica, bourbon, mundo novo, árnica y caturra. En toda la región abundan tanto los grandes como pequeños caficultores.
Más de 86.000 productores en toda la región.

De acuerdo a ciertas estadísticas y censos, existen alrededor de 842 comunidades, ubicadas a lo largo de 82 municipios que trabajan en la producción del café. La cifra de productores de café es alrededor de unos 86.000. Esto demuestra el nivel de compromiso y la gran explotación que se le otorga al café en toda esta región.

Se estima que el 95 de las fincas cafeteras de Veracruz comprende un terreno que es inferior a las tres hectáreas. Sin embargo, son fincas donde los mismos productores de café también trabajan con otros productos de la región como lo es el aguacate, el cacao y la vainilla.

El otro factor que aporta en el buen gusto que tiene el café de Veracruz, es que la mayoría de los campos de cultivo se encuentra entre los 700 y 1400 metros sobre el nivel del mar. Gracias a esto, los cafetales se ven afectados positivamente por un clima que redefine los sabores arábigos y los distintos matices de las clases de café que se cultivan.
A nivel nacional se estima que, aunque Veracruz tiene una producción inferior al estado de Chiapas, la calidad de su producción es muy deseable, dado su sabor y calidad.